LINEAMIENTOS PARA LA REAPERTURA DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS

 

 

Con fecha 14 y 15 de mayo de 2020, la Secretaría de Salud publicó en el DOF, los Acuerdos mediante los cuales se estableció una estrategia para la reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas, que fueron suspendidas con motivo de las medidas extraordinarias publicadas en el DOF, el pasado 31 de marzo de 2020, para atender la emergencia sanitaria generada por COVID-19.

De conformidad con los Acuerdos publicados, y para llegar a lo que se denomina la NUEVA NORMALIDAD, se definió un proceso que consta de tres etapas, como sigue:

Primera etapa. – Inició el día 18 de mayo de 2020 en los Municipios que no reportan contagio, ni tienen vecindad con Municipios que hubiera reportado casos de contagios.

Segunda etapa. – Se llevó a cabo entre el 18 y 31 de mayo de 2020, con motivo de una preparación para la reapertura, misma que consistió, por una parte, en la ampliación del catálogo de las empresas que realizan actividades consideradas como esenciales; y por la otra, en lo respecta a la emisión de los “Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno laboral”, los cuales sirvieron para la reactivación temprana de la industria de la construcción, la minería y la relativa a la fabricación de equipo de transporte.

En este sentido, se estableció que los lineamientos en cuestión serían de aplicación obligatoria para emprender las acciones y planes para el reinicio de las actividades antes mencionadas, consideradas ahora como esenciales; constituyéndose como referencia para el resto de las actividades esenciales.

En esta etapa, se advirtió que las empresas e industrias dedicadas específicamente a la construcción, la minería así como la fabricación de equipo de transporte, tendrían que responder el documento denominado “Autoevaluación del Protocolo de Seguridad Sanitaria”, el cual sintetiza el protocolo que dichas empresas debieron elaborar, enviando dicha autoevaluación a través de la plataforma denominada www.gob.mx/nuevanormalidad.

Asimismo, las empresas en cuestión debieron proporcionar los datos generales de identificación que dicha plataforma contenía y cumplimentando la “Carta-Compromiso”, realizando el registro en lo individual por cada una de las plantas de producción con las que cuenten.

Una vez realizado el registro anterior, el IMSS emitiría un acuse de recibo vía electrónica y un resultado en plazo no mayor a 72 horas, en cuyo caso, las empresas recibirían una notificación del IMSS vía correo electrónico sobre la aprobación o denegación, quedando impedidas para poder reiniciar actividades hasta no recibir la aprobación correspondiente.

Tercera etapa. – El día 1° de junio de 2020 inició esta nueva etapa de reapertura socioeconómica, mediante un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico semanal por regiones, que determinará el nivel de alerta sanitaria y el regreso a las actividades.

Para cumplir con esta tercera etapa, el día 29 de mayo de 2020 se publicó en el DOF, el Acuerdo por el que se establecen los “Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas”, a través del cual de forma medular se establece el procedimiento para que los centros de trabajo retomen o continúen sus actividades bajo protocolos de seguridad sanitaria que garanticen las condiciones de salud tanto de los trabajadores como del público en general.

Este nuevo acuerdo establece que los lineamientos en cuestión son de aplicación general y obligatoria para todos los centros de trabajo, con el fin de lograr un retorno o la continuidad segura de las actividades laborales.

Adicionalmente, se incluyen listas de comprobación que facilitan a todos los centros de trabajo la identificación de las medidas necesarias a implementar, recursos de capacitación (CLIMSS); por otra parte, mediante estas listas se confirma que partir de esta nueva etapa todos los centros de trabajo considerados como esenciales deberán obligatoriamente autoevaluar su cumplimiento; y el resto de los centros de trabajo lo podrá hacer de forma voluntaria.

No obstante lo anterior, los lineamientos en cuestión establecen de forma muy clara en el inciso denominado MEDIDAS DE SEGURIDAD SANITARIA EN EL ENTORNO LABORAL, que a partir del 1º de junio de 2020, no es necesario la obtención de permiso previo alguno para reiniciar o continuar operaciones, por lo que el ejercicio de “Autoevaluación” solo será una herramienta de apoyo para las empresas y centros de trabajo, y en ningún caso equivaldrá a un permiso previo para operar, siendo el cumplimiento efectivo de las medidas sanitarias el factor determinante ante un eventual acto de fiscalización.

Contáctanos para lograr Resultados Óptimos.

¡ASESÓRATE!

 

 

¿Más información?

Escríbenos a la siguiente dirección:

Por favor ingresa todos los campos